Trabajadores Afiliados a la Seguridad Social con alta en Hostelería

Se mantienen los datos de afiliados de 2020 , con 200.000 trabajadores menos que en 2019

El sector de la hostelería contó en 2021 con una media cercana a 1,5 millones de trabajadores afiliados a la Seguridad Social, prácticamente los mismos que el año anterior, con un ligero descenso de un 0,3%, según los datos de afiliación del Ministerio de Trabajo. Este balance se debe a las caídas que tuvieron lugar entre enero y mayo, que fueron casi compensadas con los incrementos a partir de junio. Dentro del total de los trabajadores afiliados, en el último mes del año 37.000 estaban acogidos a ERTE frente a los cerca de 364.000 del año anterior.

Comparando con 2019, se mantiene un descenso cercano a los 200.000 afiliados (-11,9%).

Por ramas de actividad, en restauración el número medio de trabajadores se acerca a 1,2 millones, un 0,7% menos que en el mismo mes del año anterior, con cerca de 8.000 afiliados menos. La evolución respecto al año anterior fue negativa en los cuatro primeros meses del año, evolucionando de forma positiva desde mayo, con los mayores incrementos en los meses de noviembre y diciembre. En este subsector 21.261 trabajadores estaban en ERTE en diciembre. Respecto a 2019, supone un 10,4% menos de trabajadores, con un descenso cercano a los 139.000 afiliados.

En el alojamiento la media se situó en 275.172 afiliados, que supone un aumento de un 1,6% respecto al año anterior, con 4.215 trabajadores más. En esta rama de actividad la evolución no fue positiva hasta el mes de junio, con incrementos de dos dígitos desde julio y el más positivo en octubre (+30%). Cerca de 16.000 trabajadores se mantenían en ERTE en el último mes del año. Respecto a 2019 los afiliados suponen una caída de un 17,8%, con 60.000 afiliados menos.

En el último mes del año, el número de trabajadores afiliados en el conjunto de la hostelería superó 1,5 millones, un 13,8% más que en el mismo mes de 2020, lo que supone 184.000 trabajadores más, el mayor incremento respecto al año anterior. Comparando con 2019 significa 64.000 trabajadores menos, el mejor dato con relación al período precrisis.

La evolución respecto al año anterior es positiva en las dos ramas de actividad, con un incremento de un 13,1% en restauración y de un 17,5% en el alojamiento, con 146.000 y 38.000 trabajadores más, respectivamente. Con relación a 2019, en restauración supone un descenso de un 3,8%, con 50.000 trabajadores menos, y en el alojamiento de un 5,4% (-14.000).

En tasa mensual la evolución es negativa (-0,8%) debido al descenso en el alojamiento, de un 5,9%, mientras que en restauración tiene lugar un ligero incremento de un 0,3%.

Tanto el Régimen General como los autónomos se mantienen sin cambios

✓ Los trabajadores afiliados se mantuvieron prácticamente en las mismas cifras que el año anterior en los dos regímenes, con un ligero descenso de un 0,3% en el régimen general hasta 1,1 millones de personas en la media del año. Los autónomos mantuvieron la cifra cercana a 321.000 trabajadores.
✓ Comparando con los datos de 2019, estas cifras suponen un descenso de un 14,4% en el régimen general (-194.000 afiliados) y de un 1,4% en el de autónomos (-5.000).
✓ Por ramas de actividad, comparando con el año anterior, en restauración tiene lugar un ligero descenso, tanto en el régimen general por encima de 7.000 personas, como en el de autónomos, algo más de 500. En el alojamiento, en cambio, los dos regímenes evolucionan de forma positiva, con cerca de 4.000 afiliados más en el general y casi 500 autónomos más.
✓ Respecto a 2019, el régimen general supone un descenso de 133.000 afiliados en restauración (-12,9%) y 60.000 en el alojamiento (-19,2%). Los autónomos tienen una evolución diferente, con un descenso de 5.000 trabajadores en restauración (-1,7%), y un incremento en el alojamiento de 572 afiliados (+2,8%).

En diciembre en el conjunto de la hostelería, los trabajadores afiliados del Régimen General supusieron 181.000 más que en el mismo mes de 2020, y 3.000 más en el de autónomos. Por ramas de actividad, en el régimen general aumentaron un 17,5% en restauración y un 18,9% en el alojamiento, y en el de autónomos, un 0,7% y 4,3%, respectivamente.

3000.000 trabajadores salieron del ERTE


2021 comenzó con 343.000 trabajadores acogidos a ERTE, número que se incrementó en febrero hasta cerca de 450.000, el máximo del año, que supone casi la mitad de los trabajadores del total de los sectores en esta situación. A partir de ese mes fueron saliendo progresivamente de esta situación, hasta los 37.000 registrados de media en diciembre, lo que supone una reducción en más de 300.000 trabajadores respecto al nivel del cierre de hace un año. El sector de la hostelería sigue siendo el sector con mayor número de trabajadores en ERTE, solo por detrás de las agencias de viaje, suponiendo en diciembre cerca del 30% del total.

Por ramas de actividad, 21.261 de los ERTE corresponden a restauración, 229.000 menos que el año anterior, y 15.769 al alojamiento, 97.000 menos.

En diciembre, el número de trabajadores en situación de ERTE se redujo en más de 30.000 personas desde octubre, fecha en la que entraron en vigor las nuevas modalidades, hasta 37.000 afiliados. De ellos la mayoría son ERTE vinculados al COVID, cerca de 36.000, y algo más de 1.300 por causas no relacionadas con la pandemia.
En las actividades de restauración salieron de esta situación más de la mitad de los que había en octubre, hasta 21.261, mientras que en el alojamiento se redujeron un 33%, hasta cerca de 16.000.

Eliminando los trabajadores con expediente de regulación de empleo, el número de afiliados en el conjunto de la hostelería se sitúa en algo menos de 1,5 millones de trabajadores en diciembre, de los cuales 320.000 eran autónomos.

Baleares tiene el mayor aumento respecto a 2020, pero la mayor caída con relación a 2019

 

La evolución del empleo en la media de 2021 respecto al año anterior ha sido diferente según las comunidades autónomas con evolución positiva en la mitad de ellas y descenso en la otra mitad. Baleares supone el mayor incremento, de un 2,8%, junto con la ciudad autónoma de Melilla (3,6%), mientras que la mayor caída corresponde a Canarias con un recorte de un 4,8%.

Comparando con 2019, todavía no se ha recuperado el empleo en ninguna región excepto en la ciudad autónoma de Melilla que tiene un aumento de un 2,3%. El mayor descenso tiene lugar en Baleares (-24,5%), con caídas también por encima de la media en Canarias (-14%), La Rioja (-13,2%) y Cataluña (-12,7%).

En diciembre todas las comunidades autónomas mantienen el crecimiento del empleo respecto al año anterior, con incrementos por encima de la media en Andalucía (21,4%), Murcia (20%), Aragón (17,9%), y Baleares y Canarias (ambas 14,6%). En el lado contrario, los aumentos porcentuales más moderados, de un solo dígito, tuvieron lugar en el País Vasco (7,6%) y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, 8,4 y 9,3% respectivamente.
Comparando con el mismo mes de 2019, Melilla se mantiene como la única región con recuperación del empleo, con un incremento de un 3,4%. En el resto las caídas continúan moderándose, más acusadas en La Rioja (-7,3%) y Madrid y La Rioja (-6,1% en ambas).
Respecto al mes anterior el número de afiliados desciende en la mitad de las regiones y aumenta en la otra mitad. Los mayores aumentos corresponden a Aragón (2,6%) y Extremadura (1,3%), mientras que Baleares registra el descenso más acusado (-20,2%).

Fuente: Hosteleria de España